Los áridos son el producto final obtenido del proceso de reciclaje de los RCD. Se venden para diferentes usos en función de la granulometría (tamaño de grano obtenido), como material para drenaje, de cubrición, para subbases de firmes…

El árido reciclado tiene marcado el Control de Calidad CE de áridos, emitido por AENOR, que garantiza las buenas prestaciones del material resultante y comercializado.

Usos del hormigón reciclado:

CARRETERAS:

Las principales aplicaciones de los áridos procedentes de hormigón machacado son en bases y subbases sin tratar o tratadas con cemento o ligantes bituminosas y, en menor medida, en capas superficiales del firme.

Bases y subbases: La aplicación más común del hormigón triturado en carreteras, ya que puede absorber grandes volúmenes y normalmente se obtiene la calidad deseada; a éste se le suele exigir la misma calidad que a los áridos naturales para este uso, imponiendo además un contenido mínimo de hormigón y máximo de impurezas.

Subbases y bases tratadas con cemento o ligantes bituminosos: El tratamiento del hormigón reciclado con cemento o ligantes bituminosos aumenta la resistencia del material, reduciendo la susceptibilidad frente al hielo, la permeabilidad y la posible lixiviación.

Capas superficiales del firme: Esta aplicación requiere en general áridos de mayor calidad que las anteriores, por lo que su aplicación es ligeramente más restrictiva.

EDIFICACIÓN Y OBRA PÚBLICA:

Las principales aplicaciones son de árido grueso para hormigones, árido fino para morteros y finos para cementos.

Árido para hormigón: Los áridos gruesos reciclados pueden ser utilizados para hormigón en masa y hormigón armado, manteniéndose los criterios de dosificación de los hormigones convencionales. Existen unas exigencias para las características que debe cumplir el árido grueso reciclado para la fabricación de nuevo hormigón (según recomendaciones del TC 121 DRG de RILEM,1994), que atienden a parámetros como la densidad seca mínima, máxima absorción o máximo contenido de metales.

Árido fino para morteros: Es otra alternativa posible, considerando que los finos procedentes del hormigón machacado contienen cierta cantidad de hidróxido de calcio, al mezclase con agua y materiales puzolánicos, adquieren propiedades hidráulicas y forman unos productos con una alta resistencia a compresión.

Cementos fabricados con finos: Se utilizan finos menores de 5mm, mezclados con otros materiales, dando lugar a un cemento con características de resistencia, retracción de secado y resistencia a heladas similar a cementos fabricados con finos de áridos naturales, aunque en España no se fabrican este tipo de cementos.

LOS MATERIALES QUE NO SE PUEDEN RECICLAR

El material rechazado en ambos procesos de tratamiento de la planta, son residuos de construcción y demolición, cuyas características no los hacen aptos para su aprovechamiento en el proceso de recuperación por su composición. Éstos serán trasladados al depósito controlado, autorizado para este tipo de residuos.

Aquellos residuos recuperados en el proceso de tratamiento, como vidrio, hierro, madera, cartón o plástico, son entregados a gestores especializados para su correcta gestión.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies